Salud Dental

Ventajas de los implantes dentales

Ventajas y Recomendaciones – Implantes Dentales

Puede que recientemente hayas perdido un diente, o que incluso lleves varios años sin tu pieza dental. Sabes que lo más recomendable es reponer dicho diente faltante pero, sin embargo, pospones tu tratamiento en el tiempo.

Aunque te parezca que nunca es buen momento para comenzar con el tratamiento que devuelva a tu sonrisa la pieza dental perdida, lo cierto es que aplazar la decisión juega en contra de tu salud bucodental.

Esto se debe fundamentalmente a que cuanto más tiempo pasas sin todos tus dientes, más probabilidades tienes de desarrollar problemas que comprometan el conjunto de tu boca.

La falta de dientes causa un inconveniente evidente que posiblemente ya hayas advertido: dificultad para comer.

Pero, además, ocasiona otros problemas menos evidentes:

  • Desplazamientos del resto de dientes a los espacios vacíos
  • Deterioro estético
  • Desgastes y roturas de las piezas dentales que tienen que soportar la carga de los dientes ausentes
  • Pérdida de hueso maxilar

Todas estas complicaciones causadas por no iniciar el tratamiento a tiempo dan lugar a que cuando, por fin te decidas a hacerlo, te encuentres con que tu tratamiento es más largo, complejo y costoso de lo que hubiera sido en un principio.

Me faltan dientes y necesito reponerlos, ¿qué alternativas tengo?

Aunque la opción más recomendable para sustituir las piezas dentales perdidas sea siempre la colocación de un implante dental con corona, también existen otras alternativas.

Estas posibilidades contemplan, fundamentalmente, la colocación de un puente o una prótesis removible -comúnmente llamada dentadura postiza-.

Entre las distintas alternativas que existen, el Dr. William Eljadue, casi en todos los casos, por el implante.

Esto se debe a que, de las opciones mencionadas, el tratamiento con implantes es el que permite reemplazar el diente natural respetando en mayor medida su funcionalidad y estética.

Ventajas de los implantes dentales

Si comparamos detenidamente el tratamiento con implantes que realizamos en nuestra clínica con los puentes o las dentaduras de quita y pon, nos daremos cuenta de que los primeros presentan mayores ventajas:

1. Son permanentes y duraderos

Uno de los principales motivos por los que la gran mayoría de personas elige los implantes se debe a que son una solución fija ante la pérdida de dientes.

Es decir, una vez colocados, exigen los mismos cuidados que los dientes naturales, no interfieren en la rutina diaria y no requieren ser retirados para dormir, como las dentaduras postizas.

Esto, unido a la resistencia y durabilidad que proporcionan, hace que el tratamiento con implantes sea una solución a largo plazo.

2. Son muy naturales

La naturalidad que ofrecen los implantes conlleva, a su vez, dos ventajas.

Por un lado, las coronas que se colocan sobre el implante son muy estéticas y permiten conseguir infinidad de tonos, por lo que se asemejan al color de los dientes naturales. De esta manera, no se diferencian del resto de piezas dentales que hay en la boca.

Por otro lado, los implantes permiten al paciente tener las mismas sensaciones al masticar, hablar o sonreír que tenía con sus dientes naturales.

Esto, por ejemplo, no ocurre con las clásicas prótesis removibles. Además de ser menos naturales, son incómodas ya que deben ser retiradas cada noche y no se ajustan completamente a la boca del paciente.

Al no quedar ajustadas, se mueven, lo que ocasiona roces y molestias en las encías.

3. Son seguros

La colocación de implantes es una cirugía menor, que tiene un buen postoperatorio. De hecho, el 85% de los pacientesque se somete a esta intervención puede ir a trabajar al día siguiente.

Además, se estima que, hoy en día, la tasa de éxito de los implantes dentales se sitúa en el 98%.

A pesar de estos datos, hay muchas personas que sienten miedo y ansiedad al tener que someterse a este tipo de tratamiento. Para aportar mayor relajación a estos pacientes, en nuestra clínica contamos con un servicio de sedación.

De esta manera, la persona estará semiconsciente todo el tiempo que dura la cirugía. Y, además, podrá tener la tranquilidad de que el procedimiento estará supervisado por un médico anestesista.

4. No ocasionan daños al resto de dientes

Cuando colocamos un implante, el resto de piezas dentales sanas que se encuentran en la boca permanecen intactas.

Sin embargo, cuando lo que se coloca es un puente, sí que se compromete el estado de las piezas adyacentes, ya que es necesario tallarlas.

Este tallado es irreversible e implica reducir su tamaño.

Además de esto, es importante resaltar que la sustitución del diente perdido también evita movimientos indeseados en el resto de piezas dentales que hay en la boca.

Para ello, partimos de la base de que los dientes tienen una tendencia natural a moverse y a buscar contactos entre ellos.

Es decir, si hay un espacio desocupado, el resto de dientes tenderá a inclinarse y desplazarse, perdiendo la posición adecuada dentro de la arcada dentaria.

5. Ayudan a conservar el hueso

Con el tiempo, la pérdida de un diente acaba ocasionando la reabsorción del hueso que soportaba esa pieza dental. Esto se debe a la ausencia de la raízdel diente y a que el hueso no recibe la estimulación propia de la masticación.

La progresiva pérdida del hueso ocasiona, además de un deterioro funcional, un daño estético. Debido a la reducción ósea, los labios comienzan a retraerse y la apariencia se envejece.

Por su parte, la colocación de implantes permite conservar el hueso, ya que el tornillo que se inserta en el maxilar reemplaza la raíz del diente natural, realizando su función.

6. Permiten una buena higiene

La higiene que lleva a cabo una persona que cuenta con todos sus dientes naturales es la misma que practica alguien con implantes dentales.

Al ser la alternativa más parecida a nuestras propias piezas dentales, el cepillado debe ser el mismo. La rutina diaria de higiene debe incluir, además, el uso de seda y enjuague.

Y, a diferencia de lo que ocurre con las dentaduras tradicionales, los implantes son fijos y no hay que extraerlos para limpiarlos.

7. Son muy rentables para el paciente

Es cierto que de las opciones mencionadas -puente dental y dentadura postiza-, los implantes son, a priori, la alternativa menos económica.

Sin embargo, a la larga, resultan muy rentables. Como no podía ser de otra manera, esto se debe a que están pensados para durar muchos años.

Teniendo en cuenta que son una solución a largo plazo, nuestra recomendación es la de realizar un esfuerzo inicial superior.

Si el paciente sigue unos cuidados de higiene adecuados, los implantes apenas requieren mantenimiento. Sin embargo, sí ofrecen una durabilidad, comodidad y naturalidad que ningún otro tratamiento es capaz de ofrecer.

Consejos Dentales OdontoStetic

Guía definitiva sobre Implantes: Qué son, Beneficios y precio

La salud dental es fundamental para llevar una vida sana. Una boca en mal estado es un foco de infecciones y puede provocar problemas de salud graves como la formación de coágulos o ataques cardíacos.

¿Qué es un implante dental y cuánto cuesta?

Un implante dental es un elemento biocompatible de titanio que se coloca en el hueso del maxilar, situado bajo la encía y en el que luego, una vez osteointegrado en este, se puede colocar una corona o un puente dental para que no queden huecos en la dentadura.

El implante es una gran alternativa para sustituir dientes perdidos o ausentes, así como para dar soporte a rehabilitaciones fijas o removibles. Tener un implante ayuda a sujetar el resto de la dentadura, evitar que esta se mueva y permite masticar y ayudar a procesar mejor los alimentos que ingerimos en el día a día.

El precio de un implante dental de una única pieza puede variar dependiendo de varios factores, como el tamaño del implante, si hay que hacer previamente una cirugía de regeneración ósea, etcétera. Si quieres información detallada sobre los precios de los implantes, puedes solicitar cita para un diagnóstico y valoración gratis y sin compromiso para implantes pinchando aquí.

imagen de implantes dentales garrucha odontostetic

¿De qué material están hechos?

Los implantes dentales están hechos de titanio puro, que es un material biocompatible que se une al hueso física y químicamente. Este proceso se conoce con el nombre de osteointegración. Esa compatibilidad lo convierte en una opción ideal para los usos médicos, de hecho, el titanio puro se utiliza mucho en las operaciones traumatológicas.

¿Qué proceso hay que seguir para colocarlo?

Lo primero que hace falta es saber la forma y el tamaño del hueso donde se va a colocar el implante. Para poder poner un implante es necesario que el hueso tenga una anchura y una altura suficiente para que se pueda agarrar. Para obtener esta información se realiza una prueba radiológica y, según los resultados obtenidos y en base al tamaño del hueco, se escogerá un tipo implante u otro.

Puede darse el caso de que no haya espacio suficiente en el hueso para colocar el implante. Si esto sucede será necesario realizar una cirugía de regeneración ósea para ganar el espacio suficiente que exige el implante. La anestesia que se emplea para la operación es anestesia local, la misma que se emplea en otros procesos, como en la extracción de piezas.

Una vez colocado el implante es necesario utilizar un tapón de cicatrización durante todo el tiempo que dure el periodo de osteointegración, que es el tiempo que necesita el hueso para crecer alrededor del implante, algo necesario para que el implante pueda soportar las cargas generadas cada vez que masticamos la comida. Lo habitual es que este periodo de osteointegración se alargue entre tres y seis meses.

Fase protética

Una vez que el implante se ha integrado correctamente, se toman impresiones para confeccionar el molde y, antes de colocarlo de forma definitiva, se hacen las pruebas y ajustes necesarios.

En ciertas ocasiones en las que la estética manda, es posible colocar moldes provisionales, pero no se puede masticar con ellos, ya que podría arruinar el proceso de osteointegración del implante.

Los avances médicos han hecho posible que a día de hoy podamos gozar de una dentadura perfecta a pesar del paso del tiempo y de los problemas que hayamos podido sufrir.

Un implante dental contrastado científicamente y de calidad óptima aporta las siguientes ventajas:

  • Disminuye las posibilidades de fallo del implante tanto a corto como a largo plazo.
  • Acorta los periodos de tratamiento para el paciente.
  • Simplifica los procedimientos necesarios para conseguir los objetivos deseados abaratando así los costes sin comprometer los resultados.
  • Minimiza la morbilidad de la cirugía, ya que las superficies testadas de los implantes de calidad reducen el número de implantes necesarios para resolver un caso. También permiten utilizar implantes más estrechos y cortos sin necesidad de recurrir a técnicas de regeneración ósea.
Salud Dental

Brackets Vs Invisalign: Diferencias

Comparativa entre Invisalign® y Brackets

Invisalign® es una técnica de ortodoncia que utiliza tecnología 3D avanzada mediante alineadores transparentes de precisión que se cambian en intervalos de 7-10 días; mientras que los brackets, más conocidos por todos, metálicos o transparentes son pequeñas piezas que van adheridas al diente y unidos entre ellos mediante un arco.

¿Que diferencias hay entre Invisalign® y Brackets?

Comodidad: las férulas de Invisalign® pueden retirarse por lo que nos permiten comer y limpiarlas sin dificultad, además no roza con la parte interna del labio y no genera ningún tipo de herida; los brackets necesitan mayor precisión de limpieza ya que son fijos y hay que mantener una higiene excepcional, hay alimentos que no podemos comer con ellos como por ejemplo alimentos duros o pegajosos, y pueden rozar y generar pequeñas llagas o aftas en las mucosas.

Ambos tratamientos pueden ocasionar pequeñas molestias al inicio debido a los movimientos dentarios, pero es cuestión de pocos días adaptarse.

Colaboración: con la técnica de Invisalign® necesitamos mucha colaboración por parte del paciente debido a que se puede retirar y es necesario usarlas aproximadamente entre 20-22 horas al día para que el tratamiento tenga éxito; mientras que los brackets al no poder retirarse no necesitan tanta colaboración. En ambas técnicas tendremos que usar elementos auxiliares que si precisan colaboración del paciente como pueden ser los elásticos.

Estética: Invisalign® es una técnica muy estética apenas visible ya que consiste en férulas transparentes y unos pequeños ataches del color del diente que van pegados a los mismos que se perciben levemente; mientras que los brackets son visibles al ser metálicos, aunque una opción más estética serían los brackets de zafiro (transparentes).

Tiempo: la duración del tratamiento depende de la complejidad del caso, normalmente un tratamiento de Ortodoncia dura en torno al año y medio, dos años; pero hay tratamientos de Invisalign® mas cortos según las necesidades de cada paciente, Lite y Express.

Visitas al Ortodoncista: las visitas con un tratamiento de brackets tendrán que ser 1 vez al mes, mientras que con Invisalign® se pueden espaciar más las visitas según el número de férulas que se entreguen. Así mismo, las posibles urgencias son menores con Invisalign® que con brackets ya que estos pueden despegarse y sería necesario volver a cementarlo.

Las distintas aparatologías son herramientas y es responsabilidad del ortodoncista conocer y dominar las distintas Técnicas con una sólida base de conocimiento  ortodóncico, de la biología y de la  biomecánica. Hay buenos y malos tratamientos con Brackets y con Invisalign® o cualquier aparatología. Quien hace el tratamiento es el Ortodoncista. Por eso la mejor Técnica es ponerte en manos de buenos Ortodoncistas, como es el caso del Doctor de OdontoStetic.

¿Tienes aún dudas? Consulta la sección del Tratamiento de Invisalign® o Brackets.

es_ESEspañol
en_GBEnglish (UK) fr_FRFrançais de_DEDeutsch arالعربية es_ESEspañol
¡Estamos Disponibles!